La enuresis nocturna es la pérdida involuntaria de orina durante el sueño por encima de los cinco años de edad.7

La enuresis nocturna es un trastorno frecuente en la infancia ya que, aproximadamente, entre el 5 y el 10% de los niños de siete años mojan la cama con regularidad, problema que puede persistir en la adolescencia y la edad adulta.8

En la mayoría de los casos, la enuresis nocturna se origina por una sobreproducción de orina durante la noche o por una capacidad reducida de la vejiga. La incapacidad de despertarse puede ser otra de las causas.2,3,4 La enuresis nocturna no tiene una causa psicológica.2,3,4

La enuresis nocturna es un frecuente trastorno médico muy frecuente que afecta gravemente a la autoestima del niño, su bienestar emocional, el desarrollo de sus actividades diarias, como la escuela, y su comportamiento social.2,3,4,5,6 Nadie tiene la culpa de mojar la cama, por lo que tanto las familias como los médicos deberían poder hablar de este trastorno sin sentir vergüenza ni culpabilidad. Sin embargo, a menudo se subestima y se trivializa su impacto, por lo que no se pide ni se ofrece ayuda.7 Al intentar concienciar a la población de que la enuresis nocturna es un trastorno frecuente que puede y debe tratarse 1, el WBD tiene como objetivo animar a las familias a que hablen de este tema con su médico para obtener la ayuda que necesitan.

Los expertos en enuresis nocturna de la Sociedad Internacional de Continencia Infantil (ICCS, International Children’s Continence Society) y la Sociedad Europea de Urología Pediátrica (ESPU, European Society for Paediatric Urologists) ofrecen sus respuestas a una amplia gama de preguntas planteadas en esta página web. Empecemos por alguna de uno de las siguientes cuestiones

Mi hijo no se despierta durante la noche y moja la cama cuando está dormido. ¿Eso se debe a que tiene un sueño profundo?

Es bien sabido que los niños que mojan la cama no son capaces de despertarse cuando orinan durante la noche. Durante años, se ha creído que el sueño de los niños que mojan la cama es demasiado profundo, pero investigaciones recientes han indicado que su sueño es de mala calidad con muchas vigilias incompletas (se despiertan parcialmente). También parece que presentan “movimientos periódicos de las extremidades” durante el sueño, una señal que puede estar relacionada con el intento de despertarse.

Mi nieto de seis años siempre ha mojado la cama y sus padres sufrieron el mismo problema, ¿es la enuresis nocturna un trastorno genético?

La enuresis nocturna es, claramente, un trastorno hereditario y, aproximadamente, en el 70% de los casos existe, al menos, otro miembro de la familia que tiene o tuvo el mismo problema durante la infancia. Por ejemplo, si una madre mojaba la cama de niña, existe un riesgo siete veces mayor de que sus hijos también lo hagan. Todavía no se ha identificado ningún gen específico que cause la enuresis, pero las investigaciones recientes se están centrando en identificarlo.

Mi vecino me ha comentado que la enuresis nocturna de mi hijo está causada por trastornos psicológicos. ¿Es cierto?

No, la enuresis no está causada directamente por trastornos psicológicos, pero sufrirla puede provocar problemas que afectarán, en especial, a la autoestima. Estos problemas se normalizan una vez que se haya tratado la enuresis correctamente. Tan solo la enuresis de inicio tardío (secundaria) se encuentra relacionada con un mayor riesgo de sufrir trastornos de comportamiento, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Cualquier trastorno psicológico o de comportamiento debería tratarse independientemente de los síntomas de la enuresis.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la enuresis nocturna y es posible identificar la causa subyacente en el caso de mi hijo?

Las dos causas más frecuentes de la enuresis nocturna son una mayor producción de orina durante la noche (“poliuria nocturna”) y una capacidad reducida de la vejiga durante la noche. Es importante saber que ambas causas pueden presentarse simultáneamente en un niño. Es posible reconocer cuál de estos dos factores afecta a nuestro hijo con unas sencillas herramientas domésticas de medición. Identificando el mayor volumen evacuado de los registrados en un diario casero (“gráfico de volumen/ frecuencia”), es posible determinar si un niño sufre de una “capacidad reducida de la vejiga” (al comparar el resultado con los valores normales publicados). Con un registro doméstico del volumen de orina nocturna es posible evaluar si el niño sufre de poliuria nocturna. Con este método, se pesa el pañal antes de acostar al niño y, de nuevo, a la mañana siguiente. La suma de la diferencia de peso del pañal, el volumen de la orina producida durante la noche y el volumen de la primera orina producida por la mañana constituye el volumen total de orina durante la noche. Asimismo, existen valores de referencia normales aceptados internacionalmente para la poliuria nocturna.

¿Por qué debemos consultar este trastorno con nuestro pediatra médico de familia?

A pesar de que la mayoría de los niños que mojan la cama desde la más tierna infancia no sufren de ningún trastorno subyacente ni en el sistema nervioso que controla la función de la vejiga ni en la anatomía del tracto urinario, esto debería descartarse con una consulta a su médico. Asimismo, el médico determinará si la enuresis nocturna constituye el único problema o si existen otros trastornos que deben tratarse, como la enuresis diurna, signos de una “vejiga hiperactiva” (una fuerte y frecuente sensación de tener que evacuar), incontinencia fecal y estreñimiento e infecciones recurrentes del tracto urinario. Si están presentes estos trastornos, deberían tratarse antes de iniciar ningún tratamiento para la enuresis nocturna.